Nuestra Historia

La historia del agua embotellada inicia por la necesidad que tiene el ser humano de ella, para transportarla utilizaban vejigas de animales, luego aparecieron los acueductos construidos por los Romanos que con el tiempo se contaminaron por la densidad poblacional, pasando los consumidores a la cerveza y el vino; para el siglo XVIII y XIX la clase alta retorno al consumo del agua proveniente de los manantiales alejados de la ciudad, llevándola a las casas embotellada, volviéndola no solo aceptable, sino de clase.

Este preciado elixir de la naturaleza que engendra vida, encierra una fascinante complejidad, basta ver solo una gota en forma de lágrima para hacernos vibrar y recordarnos que somos humanos, que el 70% de nuestro cuerpo es agua, y que es el medio necesario para que se den las reacciones químicas en el metabolismo.